La bodega

Familia Martínez Bujanda, al igual que sucede con Finca Valpiedra y Finca Antigua, tenía muy claro el concepto de bodega que quería para Finca Montepedroso. Su plena integración en el entorno natural, el empleo de materiales limpios y propios de la zona, así como la eficiencia y el aprovechamiento energético fueron las principales imposiciones al equipo de arquitectos.

El concepto de ‘terroir’, de viticultura sostenible de Familia Martínez Bujanda, va más allá del propio cultivo, y los medios técnicos deben pasar lo más desapercibidos posible para conseguir un conjunto armónico. La bodega es un proyecto contemporáneo, hecho de materiales como hormigón, cristal y ladrillo, propios de la comarca de Rueda, que permiten integrar a la perfección el edificio en el paisaje.

Ubicada sobre una meseta, Finca Montepedroso es un edificio casi enterrado y con una huella ambiental prácticamente inexistente, con un concepto vanguardista, y con el máximo respeto al medio ambiente gracias al autoabastecimiento de energía solar y a la recuperación del agua de lluvia para atender las necesidades de la nave de elaboración.